Sauber C36 – Gran Premio de México – Análisis Técnico

La Fórmula 1 regresa a México por tercer año consecutivo tras su vuelta al calendario. Un trazado con enormes rectas, pero que recuerdan en cierta forma a Mónaco por la cantidad de curvas de baja velocidad. Pese a que la pista remodelada por Hermann Tilke requiera un nivel medio de carga aerodinámica que ayuden a la estabilidad en frenada y tracción a la entrada y salida de los ápices lentos del circuito, lo cierto es que las velocidades punta que se alcancen este fin de semana serán las más altas de la temporada, superando incluso a Monza. Esto es, en gran medida, por la altitud de la Ciudad de Mexico, que, a más de 2000 metros de altura, reduce el efecto de la resistencia debido a la baja cantidad de partículas de aire por volumen de unidad, por lo que la presión y densidad que existe en estas latitudes es bastante inferior.

Sauber ha aprovechado un Gran Premio más para estrenar novedades en el plano aerodinámico. En este caso le ha tocado de nuevo el turno al alerón delantero. Un alerón delantero en el que se realiza una pequeña muesca en un flap vertical de la cascada principal que pretende crear un vórtice que ayude a destruir de forma más óptima el aire turbulento que se genera por el neumático al girar en contra de la dirección del viento. Este vórtice impacta frente a estas perturbaciones, contrarrestando su efecto quedando neutralizado su efecto destructivo en la aerodinámica del tren delantero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s