Red Bull RB13 – Gran Premio de Singapur – Análisis Técnico

La Fórmula 1 da un giro radical con la llegada del Marina Bay Street Circuit. El circuito de Singapur supone una exigencia técnica antagónica a la vista en las pruebas de Spa y Monza. Un trazado de 23 curvas, con 10 de ellas en 1ª y 2ª velocidad, en el que prima ante todo la estabilidad en frenada y tracción, y donde la necesidad de velocidad punta pasa a un segundo plano.

El requisito de una entrega de potencia dócil a bajas revoluciones gestionado por un buen chasis obliga a los equipos a configurar un setup, incluyendo alas de alta carga aerodinámica, que maximice el agarre mecánico todo lo posible, ya que el grip aerodinámico no tiene gran relevancia en Singapur. A todo ello hay que sumarle lo maltratada que está la pista de esta ciudad-estado debido a ser un circuito semiurbano, lo que fuerza a las escuderías a configurar unas suspensiones más blandas que absorban la gran cantidad de baches que le caracterizan, especialmente en frenada para dotar a los bólidos de estabilidad en curva.

Por vez primera, Red Bull ha introducido una novedad bastante visible en su RB13. Se ha implementado una gran aleta vertical sobre el desviador de flujo del pontón similar a la que Ferrari utiliza en su SF70H, aunque con la diferencia de que en esta ocasión se compone de 2 elementos para aumentar la diferencia de presión que se envía, junto con los vórtices originados por las puntas en el borde de fuga, hacia la parte trasera, hacia el neumático donde se ataca de forma directa y ostensible las bajas presiones del aire perturbado que lanzan las ruedas al girar en dirección opuesta al sentido del flujo de aire. Además, esta aleta sirve de una mayor guía en la esquina del pontón ya que ayuda a pegar todas las partículas de aire a la carrocería del pontón, haciendo el difusor más efectivo a la hora de crear carga aerodinámica en conjunto con el alerón trasero.

Como era de prever, los coches van evolucionando los conceptos que adornan la carrocería. Esta vez le ha tocado el turno a un componente nuevo esta temporada: el T-Wing o ala tipo T, pese a que el próximo año desaparece del reglamento. Los chicos de Milton Keynes han añadido un segundo nivel de complejidad a ambos elementos de esta aleta para incrementar el gradiente originado antes de que el flujo aerodinámico llegue al alerón trasero. Además, los endplates se han redondeado, eliminando el apéndice que sobresalía por debajo para disminuir el tamaño de los vórtices de punta que estos perfiles crean y que destruyen parte de la eficiencia del ala trasera con resistencia inducida al avance.

rb13-t-wing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s