Mercedes W08 EQ Power+ – Gran Premio de Italia – Análisis Técnico

Monza es un circuito exigente por varias razones. Es duro con los frenos, es duro con la unidad de potencia y es duro con los pilotos dadas sus altas velocidades. El templo de la velocidad es una mezcla entre larguísimas rectas seguidas de una chicanes de alta velocidad en el que se equilibra un nivel muy bajo de carga aerodinámica y resistencia. La agresivas frenadas obligan a ser muy estables al reducir velocidad, sumado a la exigencia en tracción que requieren las distintas variantes que adornan el circuito y las curvas de alta velocidad obligan a sacar un gran partido de la poca carga aerodinámica de la que dispone el monoplaza.

La escuadra alemana desembarca en el autódromo construido en Lombardía con un paquete específico para esta pista de menos carga. Pese a que los tiempos en Monza salen con una configuración de mayor carga aerodinámica, lo cierto es que los monoplaza de este año bajo la actual reglamentación generar tanto downforce que es posible incorporar apéndices aerodinámicos de menor resistencia aerodinámica. Tal es el caso que Mercedes ejecuta un alerón trasero que disminuye el ángulo de ataque, cuerda y V central del plano superior de la especificación utilizada en Bélgica o Bakú, manteniendo la forma de cuchara y cantidad de ranuras en los endplates con una ligera revisión de ambos planos con una curvatura de cuchara más suavizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s