McLaren MP4-31 – Gran Premio de Japón – Análisis Técnico

mp4-31-floor

La Fórmula 1 desembarca en Suzuka, uno de los mejores trazados del mundial. Desde el punto de vista técnico, la mítica pista japonesa es una de las más rápidas del calendario y donde la eficiencia aerodinámica de los coches se verá, una vez más, puesta a prueba este fin de semana al combinar secciones de curvas muy rápidas y rectas en donde los motores marcarán las diferencias entre los más débiles. Las elevadas velocidades alcanzadas junto con las fuerzas laterales que sufrirán los monoplazas y pilotos hacen de ella un verdadero desafío para el equipo.

McLaren-Honda afronta la cita nipona de una manera especial al ser la casa de su suministrador de motores, con la ilusión de dar otro pasito hacia adelante en sus aspiraciones de ser el cuarto equipo de la parrilla este año, pese a los problemas de rendimiento en curva rápida con los neumáticos durante todo el fin de semana. Tal es el caso que la FIA ha confirmado el uso de 1 token en materia de aligeramiento de peso de los escapes del Honda RA616H dejando el refuerzo del bloque motor como término de fiabilidad. Este ahorro de peso permitirá a McLaren jugar de una manera más directa con el reparto de pesos, centro de gravedad, momento de inercias del monoplaza y, en definitiva, un comportamiento totalmente distinto del coche en todos los ámbitos, aunque la evolución no conlleve un aumento de potencia implícito. Por todo ello, Honda aún dispone de 2 tokens a utilizar este año, aunque fue descartado por Hasegawa en la rueda de prensa de jefes de equipo el viernes y no serán gastados en lo que queda de curso al centrar el motorista nipón todos sus recursos en el propulsor de 2017.

En el aspecto aerodinámico, el MP4-31 presenta una actualización en el fondo plano, al contar con el deflector vertical del borde posterior del suelo con una longitud mayor y un ángulo respecto al eje Y (o eje paralelo a la línea central del coche) mayor, apreciable por la distancia al sensor infrarrojo (flecha verde) que mide constantemente la temperatura de los neumáticos traseros. Esta mejora trata de modificar la división que sufre el flujo que penetra en la zona del difusor, tanto por aire que entra lateralmente como el que circula por la carrocería de los pontones, de forma que mejore la calidad que produce carga aerodinámica en la parte final, limpiando de manera más óptima las bajas presiones formadas por la turbulencia del neumático en esta región del coche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s