Red Bull RB11 – Gran Premio de Hungría – Análisis Técnico

rb11-camera

Un circuito revirado, tortuoso, técnico, difícil, que compromete la aerodinámica de los monoplazas en un punto álgido de la temporada. Con una parrilla bien definida en cuanto a orden de rendimiento, Budapest presenta un nuevo desafío a los equipos con un circuito lento con curvas de baja y media velocidad que exigen gran apoyo aerodinámico debido a las constantes y persistentes fuerzas en el denominado ‘Mónaco sin casas’.

En un lugar donde los motores marcan una menor pauta a seguir, las virtudes de los chasis salen a la luz y ahí es donde la evolución y desarrollo de Red Bull con su RB11 empieza a resurgir para plantarse como tercer equipo tras Mercedes y Ferrari dejando algo de lado a Williams, quien sufre en este tipo de trazados lentos. Algo circunstancial, todo sea dicho.

Los de Milton Keynes continúan en su afán por volver a la senda del triunfo y, pese a que copian ideas de otros, no cesan en su intentos por reforzar la base ganadora que tantas tardes de gloria les ha dado. Por este motivo, el monoplaza británico copia a Mercedes y Ferrari con los cuernos en el morro.

El RB11 incorpora los soportes alargados, respetando la longitud máxima de 150mm, en ángulo recto de las cámaras en la estructura frontal de impacto migrando a una zona más superior el gradiente que estos producen para alcanzar sin interposición de las barras de la suspensión a la superficie del pontón y poder ser aprovechado en la zaga con algo de más y mejor calidad.

Por otra parte, la escuadra de las bebidas energéticas volvió a instalar el mecanismo de la tuerca soplada. Este sistema añade el exceso de flujo que entra por las tomas de aire para ser enviados a los pontones y ser aprovechados en la zaga del coche. Se entiende que dicho artilugio extrae aire de la parte delantera, esquivando las turbulencias generadas por el neumático delantero para agregar carga en la parte trasera, por lo que algunos equipos aprovechan esta utilidad para incrementar el rendimiento de sus monoplazas.

El bólido de Red Bull desechó este artefacto en Canadá por, en palabras del propio Christian Horner, generar demasiado drag a sus coches. Si bien es cierto que el circuito de Montreal requiere de un monoplaza que sea poco resistente al paso del viento, lo opuesto sería Hungaroring, una pista que requiere crear carga aerodinámica, por lo que los técnicos del equipo austríaco han considerado ideal volverlo a utilizar.

rb11-blown-wheel-hub

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s