Red Bull RB11 – Gran Premio de Mónaco – Análisis Técnico

rb11-brakes

La Fórmula 1 y Mónaco han estado ligadas desde los inicios del Campeonato del Mundo. Montecarlo es la cita por antonomasia en el calendario de la categoría reina que todo verdadero amante del motor conoce. Un trazado muy técnico donde las manos de un piloto toman mayor importancia a la mecánica de un coche, sin dejar a ésta de lado. Una pista donde la tracción, frenada y grip mecánico toman mayor relevancia que la carga aerodinámica y la potencia pura del motor. Un monoplaza bien reglado que sepa proporcionar el par adecuado al pisar el pedal del acelerador así como la confianza y concentración de un piloto en su coche será clave a la hora de conseguir un buen tiempo y un buen resultado a lo largo del fin de semana.

Las calles del Principado son ratoneras y siempre guardan secretos. Una pista cambiante a lo largo del Gran Premio que sacará lo mejor y lo peor de todos los pilotos de la parrilla. Los equipos, por su parte, se preparan con especificaciones especiales para esta cita tan especial. Fabrican suspensiones específicas para poder abordar las curvas de gran radio que Mónaco ofrece a los integrantes de la categoría.

A su vez, la ausencia de respiro a lo largo del circuito obliga a las escuadras a tomar medidas más extremas de refrigeración. Por esta razón una de las novedades especiales de Red Bull ha sido incorporar una toma suplementaria de aire para los frenos delanteros, justo por debajo de la boca principal. La posición de este conducto limita el drag que genera su aparatosa instalación otorgando la temperatura óptima de trabajo tanto a las pinzas, cojinetes, electrónica y discos como a la radiación que éstos tienen sobre el neumático.

rb11-rw

Aunque no es un trazado que se caracterice por degradar en exceso los neumáticos debido a las menores fuerzas longitudinales que sufren los coches a baja velocidad, lo cierto es que la escuadra austríaca ha modificado los slots inferiores de los endplates traseros, regresando a unos más convencionales que mudan de una forma más óptima el aire turbulento de los neumáticos a una zona donde no sea destructivo respecto a la columna de carga aerodinámica que forma el difusor y se une con el ala trasera. Una columna a la que se le agrega por necesidad de downforce el Monkey Seat de 4 aletas que ya implementó la marca de bebidas energéticas la temporada pasada.

Sin exceder los 150mm de longitud (cian), Red Bull modifica los soportes de las cámaras de la FOM (amarillo) llevándolos al límite de la superficie de la estructura del morro. La reglamentación técnica incide en que ningún elemento debe colocarse por encima de 220mm en la diagonal que dibuja la nariz del monoplaza, obligando a situar estos artilugios en los laterales. Para bordear la norma, Ferrari y Mercedes implementaron unos soportes que, sin exceder la longitud previamente comentada de 150mm, consiguen alzarse por encima de estos 220mm. No obstante, Red Bull se ampara bajo el mismo diseño que emplea McLaren consiguiendo un vórtice a una altura algo mayor que cruza la suspensión.

rb11-camera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s